domingo, diciembre 16, 2007

SIMPLEMENTE...¡IMBÉCILES!


Que nadie rasgue vestiduras.
En esta historia de barras bravas, que desembocó en la suspensión del partido de vuelta entre la "U" y Colo Colo a los 22 minutos del segundo tiempo, no hay inocentes.


El árbitro, Enrique Osses, terminó el encuentro luego que una andanada de piedras provenientes del sector de Los de Abajo, ponía en entredicho la integridad física de todos los protagonistas.


En lo deportivo ganaba Colo Colo 1-0 con gol del uruguayo Bizcayzacú, con lo que clasifica para jugar la final del torneo ante Universidad de Concepción.
En lo no deportivo perdieron todos.
Perdimos todos.
Porque es una derrota de todos, que la acción desquiciada de las huestes encabezadas por individuos como los denominados Kramer, Anarkia y El Beto, haga de las suyas en el marco de un espíritu de odio inaceptable.


Y decimos que aquí no hay inocentes... porque no los hay. Aquellos que aceptan integrarse a una barra de esas características, deben asumir las consecuencias y al hacerlo son cómplices de todos los desalmados.


Los dirigentes del club también son cómplices.
Esta mañana en el diario El Mercurio, el nuevo presidente de la entidad, que esperábamos iba a traer aires frescos y modernos, reconoce que mantiene la "garantía" para los jefes de barra en cuanto a que se les sigue entregando por partido 200 entradas, para que esos individuos las comercialicen para " sus gastos".
O sea también los nuevos dirigentes de la "U" son cómplices de la barbarie.


El entrenador de Colo Colo, el argentino Claudio Borghi, ha acuñado para las conferencias de prensa una frase que sirve para un barrido y para un fregado, pero que me representa cabalmente en este momento, al ver como esos inadaptados con instintos criminales frustran un espectáculo deportivo, lo que se agrega al absurdo del pasado partido, explicado en el post anterior, cuando un barrista prontuariado hasta por asalto, estaba junto al banderín del corner "apretando" a un jugador ( en lenguaje de barras bravas, eso significa llamarle la atención).


Lo que suele decir Borghi, sirve para poner fin a este comentario, pese a que lo ha expresado en otro contexto:
"Estamos cagados..."

23 comentarios:

Carlos dijo...

Esteban, acabo de leer los dos útimos posts.
Que pena la situación de violencia que ha tomado el fútbol mapuche por las barras bravas.
En una rápida lectura, hay culpables en TODO lado.

¿Cómo es posible que entre un hincha hasta el banderín del corner? Y la policía?

Según entiendo esa zona hasta está vetada para cronistas gráficos.
Dirigencia que sabe que hay cabecillas malandrines y les entrega tickets de entrada...

Hay que tomar correctivos desde las más altas esferas. Es urgente hacerlo Esteban.

Abrazo consternado.

esteban lob dijo...

CARLOS:

Y lo peor, estimado amigo, es que tampoco las autoridades de la máxima casa de estudios del país, cuyos colores y distintivos son usados por esos entes, manifiestan al menos algún grado de repudio a las acciones vandálicas. No creo que entre los valores y principios de la UNIVERSIDAD DE CHILE, esté el bandidaje, la destrucción de asientos, la quema de tablones y el lanzamiento de proyectiles.

Un fraternal abrazo.

Silvia dijo...

Es increible que ocurran estas cosas, y que encima estos bandalos sean financiados por los equipos parece guion de pelicula!

Que triste porque la violencia solo trae mas violencia, no pude evitar recordar un incidente hace años sobre la muerte de un jugador Colombiano asesinado por su desatinada participacion en un juego.

Lo mas dificil es contenerlos con tantos "padrinos" en el medio, que sera lo que les hace pensar que regalandoles entradas y dinero la violencia no va a llegar hasta ellos. Es un circulo todo se devuelve.


por otra parte a los directivos no les importan los gastos y los preparativos previos a cualquier partido? se pierden millones! y despues de todo el partido es un evento deportivo etc, etc, pero hay que tomar en cuenta que es un negocio y estos barbaros lo hechan a perder con sus actitudes y acciones!

Siento indignacion ajena Esteban!!

Cariños

Silvia

Waipu Carolina dijo...

Ya estamos de vuelta!! gracias por tus visitas y tus palabras!
Un beso

RaFah dijo...

¿Habrá quedado claro esta vez que nuestro jurgol agoniza? Los que pueden cambiar las cosas (dirigentes de los clubes y ANFP, autoridades y policías) debería empezar hoy a trabajar para recuperar el espectáculo, que hoy es controlado por unos pocos antisociales con prontuarios de miedo. Entiendan de una vez que no les pueden dar ni un centímetro de confianza, que nunca más carabineros puede volver a entregarles el tema de la seguridad, nunca más se les deben regalar entradas, nunca más deben tener contacto con los jugadores y dirigentes para amenazarlos, etc. Hey ¿acaso no ven que son delincuentes? Si la cosa no cambia en 2008, sería hora que la ciudadanía se organizara para demandar a la justicia que vele por la seguridad e integridad de todos y suspenda los partidos de alto peligro, hasta que no haya garantías de que se ha trabajado seriamente por cambiar las cosas. Por último, que Carabineros, si va a estar en cancha, que se dedique a vigilar al público y no a mirar el partido, sacarle fotos a los jurgolistas con sus celulares y a golpear periodistas.

TheJab dijo...

Hágame partícipe de su indignación.
No acabo de entender cómo estos vándalos se apoderan del espectáculo ante el consentimiento de autoridades varias.
Imbéciles, sí; tarados, enfermos.

MNB dijo...

Hola, Esteban:
Me indignó el epílogo del partido de ayer.

Emulando a Borghi, estoy segura de que estamos cagados. (Palabra aceptada por la RAE.)

Un abrazo.

esteban lob dijo...

SILVIA:
Recuerdo con tristeza el asesinato del jugador colombiano, después de haber tenido este el infortunio de marcar un autogol en el Mundial.

WAIPU CAROLINA:
Bueno saberlo, amiga.

RAFAH:
Si el propio Pdte. de la "U" estima que es un hecho menor regalarle entradas a los líderes de la barra para que ellos los vendan por su cuenta, no podemos creer que se dé cuenta que son delincuentes. Y si se ha dado cuenta, lo disimula muy bien.

MNB:
¡Bravo! ahora me siento respaldado por la RAI y por la... María de las Nieves.

THEJAB:
En verdad faltan calificativos.

Gabriela dijo...

Podría ilustrarte sobre todo los que nos producen las "Barras bravas" en mi país, pero de por si, el termino ya me es poco digerible. Aún asi, como siempre, fue interesante leerte.

Un abrazo Esteban.

Daniel dijo...

De verdad que uno no sabe que decir contra estos tontitos de siempre que solo buscan destruir el futbol. No son hinchas, son delincuentes, y quienes están a cargo de los clubes deberían ponerse bien los pantalones y terminar con estas barras.
Saludos

esteban lob dijo...

MARIA DE LAS NIEVES:
Quise decir RAE y no Radio y Televisión Italiana.

GABRIELA:
Parece que es un mal general, que solamente se ha erradicado en algunas partes de Europa, porque ha existido la voluntad de hacerlo.

DANIEL:
Vale la respuesta a Gabriela. No hay voluntad de favorecer a los verdaderos hinchas.

Pablo dijo...

Toda la razón Esteban, imbéciles, con todas sus letras, los autores directos de las pedradas y también todos quienes por acción u omisión le dan el afrecho al chancho... y ojalá el Bichi no tenga razón esta vez y no estemos realmente "cagados"...

MNB dijo...

Esteban:
JA JA JA.
Creo que la RAI también estará contigo y la RAE.

La Gran Arcada dijo...

Esteban:
soy un hincha acérrimo de la Universidad de Chile y generalmente suelo ser subjetivo en mis apreciaciones, pero en esta ocasión no tengo argumento al cual asirme.

Lo que me da lata es que se centra toda la atención en un pobre vago que si está dentro de la cancha es porque se lo permiten, además quien a un metro de un jugador que está jugando pésimo se va aguantar las ganas de decirle algo. La culpa es de los estamentos que permiten que alguien con un prontuario de colección no esté a esa hora en una comisaría escuchando el partido por la radio. la culpa es de la policia inoperante que debe coordinarse con la barra para mantener el orden, de los jugadores que dan un triste espectáculo en la cancha, con sus simulaciones y arrebatos,y más encima se encargan de exacerbar los ánimos haciendo declaraciones de todo menos de futbol.

Recuerdo perfectamente cuando hace años,también en un clásico, practicamente quemaron el estadio frente a un atónito Frei. Hubo el mismo show que ahora, y todo sigue exactamente igual.
realmente "estamos cagados"

saludos
Casimiro Boamorte

esteban lob dijo...

PABLO:
El gran problema es el que mencionas:
Los que por acción y omisión le dan afrecho "al chancho".(No confundir con "el chuncho"... porque otras veces los violentistas han sido de colores distintos)

LA GRAN ARCADA:
Nuevamente te encuentro toda la razón. Es asombroso que "ahora" aparezca una voz policial asegurando que "nunca más habrá alianza con los barristas", como si hubiera tenido que suceder todo esto, para que nos diéramos recién cuenta a lo que conduce.

Garfio dijo...

Estoy con usted en que este tipo de situaciones (entiendo que en este caso más que previsible a la vista de su anterior artículo), no hay inocentes. Tan culpable es el que comete, como el que permite (y para más escarnio, paga los gastos), como el que aplaude a estos degenerados. Que nadie piense que hablo solamente del partido en cuestión, del que no sé si estoy en condiciones de opinar. Ya digo que por aquí las cosas no van mucho mejor. Alguien tiene la forma de poner fin a esto y no lo hace. Yo señalo a las directivas.

esteban lob dijo...

GARFIO:
Gracias por su siempre valioso comentario. Sin duda que las directivas son grandes culpables. El caso expuesto del Pdte. de "Azul, Azul" que es la entidad que ahora maneja el fútbol de la Universidad de Chile, es decidor. Esa persona, un distinguido profesional y empresario, parece no darse cuenta que el club debe restar todo su apoyo a los desquiciados, empezando con quitarles las entradas gratuitas las que son comercializados por esos individuos para su beneficio personal. ¡Es inadmisible... e inaceptable!

Pamela dijo...

Querido Esteban:

Señal de que algo anda mal fuera de los estadios también. Te vengo a dejar un saludo de Navidad, verás que cerré mis blogs. Estoy en período de repliegue. Ya volveré cuando junte fuerzas. Mis mejores deseos para tí y tu familia. Te sigo leyendo

esteban lob dijo...

PAMELA:
Me dejas consternado. ¡Cómo puedes cerrar tus blogs, sobretodo el de los recuerdos de tu zona austral... de tus raíces!
¿Qué cosa tan grave pasó por tu mente y por tu alma para haber tomado esta determinación?
Lo tuyo se agrega a la terminación anunciada del apreciable blog de L.A. y a la desaparicón súbita, sin anuncio, del de Don Clavito.
Te deseo también toda clase de felicidades junto a los tuyos y sigo preguntándome del porqué de tu drástica e inesperada decisión.

Un beso.

El Analista dijo...

El tema de las entradas para la comercialización tiene que ver con que, a menos que las nuevas autoridades vivan en un bunker aislado, son pasibles de golpizas y destrucción de bienes, armas de las barras, por eso nada cambiara en el aspecto del libre albedrío de estos tipos en las canchas.

Hugo Henríquez dijo...

Don Esteban, aprovecho el momento para saludarlo tardiamente jejeje feliz año nuevo 2008, ojala esté bien y siga adelante con su blog.

Respecto a los de las barras: claro, estos ¨deliencuentes¨, ¨estúpidos¨, ¨desalmados¨, todos términos acuñados para los barristas me parecen descalificaciones graves, es más me parece que detrás de esas palabras se esconde una cierta rabia hacia no se que, que al no poder canalizar por otro lado, acudimos a ellas (y digo acudimos porque también suelo decirla para calificar a estos cabros, que como muchos tiene mi edad: 20 años). Mas allá de cómo les llamemos, lo importante y lo mas sano es saber el porqué de los actos de un puñado de hinchas que reaccionan de esta manera en detrminados momentos. De que los actos son condenables, ninguna duda, de que hay que tomar medidad, obvio. Pero tenemos que ponernos a pensar qué desencadena esta aptitud en adolescentes que no superan, muchos, los 15 años. Queremos atacar un problema como sociedad (en este caso la violencia de las barras) pero creo que erramos en el cómo, no sabemos llegar a su origen, y es por eso Don Estaban, que mi dilema apunta a los motivos que mueven a esos ¨imbéciles¨ a hacer los que hacen. Cómo viven, donde viven, en que ambiente, si sufren casos de riesgos social y marginalidad, son todos factores que nos dan luces de una conducta que llama la atención producto de la brutalidad y rabia que hay dentro de estos chicos. El problema no se soluciona pegando palos a destajo a los barristas, como salio en CDF, eso creo genera aún mas violencia.
Saludos.-

esteban lob dijo...

HUGO:
Pese a que estás en una posición diametralmente opuesta a la mía en la materia, pondero tu manera caballerosa de exponer tus puntos de vista.

Pienso que es cierto que existen factores diversos que generan esa rabia de personas que dan rienda suelta a sus impulsos desde las barras bravas.
Pero esas razones han existido desde hace décadas, en mayor o menor medida, y el encauzamiento en esos tiempos no iba por esta vía, al menos en Chile.

Con este libertinaje protegido por dirigentes desubicados, llegará el día en que le tiren piedras a los caballos en las carreras del Hipódromo o a los cantantes de ópera mientras se presente La Traviata.

Por lo demás, no son jóvenes aquellos seudo dirigentes de las barras bravas, desde hace años los mismos, que hacen uso y abuso de su poder, empezando por vivir de los aportes que por miedo a su influencia le dan los dirigentes.

En fin, esto da para mucho. Y no es más que mi opinión, tan legítima como la tuya.

Gracias por los buenos deseos. Los retribuyo.

Hugo Henríquez dijo...

Don Esteban: Tiene toda la razón, el tema de los mal llamados ¨jefes de barra¨ y dirigentes, es otra arista que influye en el tema que discutimos.
A saber, esos ¨jefes de barra¨ son unos completos cochinos, mafiosos y delincuentes, que a punta del miedo que representan sus actos, influyen de manera negativa en la barra y en la dirigencia. Obvio con dirigentes insulsos y temerosos no se puede luchar, ellos son también cómplices de los delitos en los estadios al facilitarle entradas a tipos como el Kramer, el Beto o el Anarkia, quienes NO REGALAN las entradas, ni las reparten a fanáticos, sino que las comercializan para quien sabe qué cosas... Es un triángulo peligroso (dirigentes ineptos, lideres de barras corruptos e ¨hinchas¨ sin escrupulos) que se mezcla en el espectaculo y que lo destruye desde dentro. Que quiere que le diga, una lastima...

Saludos.-